• Correo Institucional Alumnos

Receta para un estudiante de éxito

Compartimos el siguiente artículo de un docente de nuestra Normal

http://www.educacionyculturaaz.com/mural-de-opiniones/receta-para-un-estudiante-de-exito

 

Artículo: HOMOSAPIENS PERO BRUTUS

HOMOSAPIENS PERO BRUTUS

 

Hay personas que aun cuando poseen una inteligencia lógica y racional brillante, muestran incapacidad para adaptarse socialmente, tener una comunicación eficaz y resolver conflictos interpersonales, en cambio, otros con mediana inteligencia que al llegar a la edad adulta logran el éxito personal, emocional, familiar y profesional.  Este fenómeno social atribuible a la carencia de una inteligencia frontal (practica o ejecutiva) y autodisciplinada. En la actualidad requiere desarrollar el autocontrol de los lóbulos frontales y aprender a inhibir las reacciones impulsivas y emocionales de la amígdala cerebral.

El autocontrol es una capacidad de la inteligencia practica o ejecutiva que permite a las personas regular los deseos e impulsos inmediatos (tales como comer o beber en exceso, despilfarro económico, consumo de tabaco o drogas, relaciones sexuales, etc.) y resolver problemas cotidianos apropiadamente. Los niños y jóvenes que aprenden a autocontrolarse mediante el uso inteligente de la inteligencia, podrán mejorar su rendimiento escolar, ser asertivos, tomar decisiones certeras, trazarse metas objetivas y esforzarse por alcanzarlas bajo principios éticos.

Por su parte, los padres de familia contribuirán a la formación de nuevas generaciones con mayor fortaleza, siempre y cuando empiecen a poner límites a las conductas autodestructivas de sus hijos, para evitar que sigan viviendo en el consumismo, el hedonismo y la intolerancia, y enfrenten con realismo y responsabilidad un mundo cada vez más complejo y lleno de riesgos.

Esta nueva generación denominada generación Net presentan características como el de ser ignorante y distraída, lee poco o nada y realiza poca comunicación cara a cara ya que es adicta a la pantalla y por ello presenta pocas a habilidades sociales y para colmo presentan problemas de obesidad derivada de la poca actividad física  que realizan, además de ser y estar sobreprotegidos por sus padres aún más allá de su edad adulta, sin dejar de mencionar que viven en un mundo virtual en el cual practican el acoso por internet acción por la cual no tienen consecuencias y aparte de que no sienten ninguna vergüenza plantear asuntos personales e íntimos ante el dominio público en las denominadas redes sociales.

Los niños viven actualmente en un mundo de derechos y libertad, donde no se les puede pedir mucho menos exigir nada a cambio, su vida está llena de derechos, caprichos, privilegios y deseos pero con pocos deberes: el deber es un filtro que evita conductas autodestructivas y ayuda a detener conductas autodestructivas.

Nuestros jóvenes viven una vida social muy activa, recordemos que nuestra generación cuando estudiábamos teníamos muy pocos distractores ya que solamente había dos o tres canales con una programación que se cerraba a las once, eran los fines de semana los dedicados a socializar con los demás jóvenes;  por las tardes si acaso nos reuníamos, era para jugar alguna cascarita y al primer llamado de la mamá cada uno se retiraba a su casa; mientras  que en la actualidad nuestros jóvenes se reúnen hasta entre semana para convivir compartiendo con alcohol y sin la compañía de ningún adulto estas fiestas implican que al día siguiente en la escuela los alumnos se estén durmiendo en clases.

El problema es generado por las conductas permisivas de los padres quienes tratan a los hijos de tal manera que la única palabra que les sale ante alguna solicitud de los hijos es un “si”. Los acostumbramos a tener un exceso de satisfactores materiales de manera tal que el producto de la cultura del esfuerzo es un tema muerto no existe, no lo conocen ellos viven en se mundo mediático del internet y las redes sociales.

Les hemos dado demasiado y muy pronto sin pedirles nada a cambio, bajo el pretexto de que podemos deprimirlos o lo peor argumentando que los podemos traumar pero puedo asegurar que exigirles un poco de esfuerzo y sacrificio ni los va deprimir mucho menos su autoestima se verá afectada, ya que para empezar  la autoestima es causa no consecuencia y si no me creen nada más analicen tantito el tema y verán que eso es verdad: LA AUTOESTIMA ES CAUSA NO CONSECUENCIA.

Un buen maestro sabe que educar a un estudiante es también decirle lo que NO le gusta, un maestro con autoridad posee la visión clara  de que debe formar estudiantes autónomos y autodidacta, fuertes y seguros de sí mismo con la capacidad suficientemente desarrollada  para dirigir su vida no olvidemos dos cosas: la meta del maestro es enseñar a vivir y algo para los  maestros noveles: ALUMNO QUE NO SUPERA LA MESTRO NI FUE BUEN ALUMNO NI TUVO BUEN MAESTRO.

PROFR. VIDAL CARLON VALENZUELA